LIDERAZGO | EQUIPOS EFECTIVOS | GESTION DEL CAMBIO | Coaching y facilitación Donostia y Gipuzkoa

El poder de poner nombre a lo que nos pasa

poner nombre a lo que nos pasa

A veces vamos cargando a nuestras espaldas el peso de muchas cosas. Cosas que nos corresponden y otras que nos agarramos aun no siendo del todo nuestras. Y vamos tirando, porque para eso valemos para un roto y un descosido 😉

Pero ese peso cada vez se nos hace más pesado y se convierte en bola en el estómago y un nubarrón en nuestra cabeza. Pero incluso entonces, vamos tirando, haciendo lo que podemos con «lo que tenemos»…

Son sensaciones que hablan de algo que no fluye como debiera, de una descompensación en el dar y el recibir, un exceso de esfuerzo continuado (y no sostenible) en el tiempo, un sentir que no llegamos a las expectativas (normalmente muy poco realistas), objetivos difusos o directamente perdidos en algún punto del camino, algo en el entorno que dice una cosa y hace otra

,… ¡tantas cosas mezcladas! Partes de objetividad aliñadas con una dosis de subjetividad y mirada parcial.

Pero ese malestar no es otra que la forma que nuestra consciencia, nuestro ser, nos habla. A falta de un teléfono al que llamar de manera insistente o un mail, utiliza el sistema más infalible que existe: las sensaciones y emociones desagradables (mal llamadas negativas), que ejecutan brillantementesu rol. Dar la señal de alerta:

¿Qué es ese malestar que te acompaña?¿Cuál el mensaje que trae para ti?¿Qué es lo no nombrado, eso a lo que no le estás poniendo nombre?¿Le has prestado atención?

Y aumentar el volumen (mayor sensación de malestar) si es que nos estamos haciendo los locos y no nos queremos dar por enterados.

¿Cómo solemos reaccionar ante esa incomodidad?

Muchas veces haciendo. ¿Qué? No sé, haciendo… porque, cuando hacemos tenemos la falsa sensación (o nos queremos creer eso) de ser efectivos. Pero, ¿no te ha pasado nunca que llegas al día siguiente y te das cuenta que lo que habías estado haciendo el día anterior – cuando tenías ese nubarrón encima- no vale un pimiento? A mí sí. Y a muchas de las personas con las que trabajo también les pasa.

#Idea:
📌La ansiedad quiere moverse, hacer
📌Lo importante y lo urgente requieren efectividad, por tanto, serenidad y claridad (la suficiente)

Pero muchas veces hay otro ciclo que se da en paralelo a este oleaje emocional que luce hiperactivo, y es esa marea de fondo que se crea como consecuencia del peso de ese nubarrón. Y es que poco a poco nos lleva a ir ralentizándonos, como una especie de congelamiento emocional, que nos lleva a la parálisis.

Esa indecisión y ese ni p´alante ni p´atrás, ese dejarlo para otro momento para no hincarle el diente, esae análisis por parálisis que tanto vemos en nuestros entornos empresariales… ¡y que tantos estragos causa (más cuanto más alta tu responsabilidad) en la persona, pero sobre todo en el entorno!

¿Y cómo salir de ahí? ¿Cómo poner nombre a lo que nos pasa?

Antes de nada, poniendo nombre.

  • Nombre a esa sensación y la emoción derivada de la misma
  • Poniendo nombre a lo que está pasando que no nos gusta
  • Poniendo nombre a eso que no está pasando y que «debiera pasar»
  • Poniendo nombre a lo que estoy haciendo
  • Poniendo nombre a lo que otros están haciendo

Porque poner nombre hace que la masa se convierta en elementos más o menos gestionables. En euskera decimos «izenak izana ematen du», porque aunque no por no ser nombrado deja de existir, dar nombre le da identidad y por tanto es identificable y gestionable (aunque sólo sea para aceptar lo que no nos gusta pero no podemos cambiar)..

Muchas veces no es necesario (ni posible) poner nombre a todo, pero si empezamos a distinguir algunas partes de ese nubarrón y tirar del hilo, conseguimos dos cosas:

  • salir del epicentro de la tormenta, y aunque no hayamos resuelto nada, haber resuelto mucho por habernos puesto en dirección a una posible solución
  • empezar el camino hacia entender lo suficiente como para generar nuevos contextos o soluciones.

Dejo aquí una reflexión en formato feedback que me hizo una persona, sobre la importancia de poner nombre:

¿Te has sentido alguna vez así?¿Cómo reaccionar a la llamada de esa voz de la consciencia? ¿Cómo gestionas esas emociones desagradables?

Olaia Agirre | OAZ Coaching para el cambio

¿Hablamos?

    Foto portada de Clarissa Watson en Unsplash

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.