LIDERAZGO | EQUIPOS EFECTIVOS | GESTION DEL CAMBIO | Coaching y facilitación Donostia y Gipuzkoa

Porque tú también puedes ser grande

Aléjate de la gente que trata de empequeñecer tus ambiciones. La gente pequeña siempre hace eso, pero la gente realmente grande, te hace , te hace sentir que tú también puedes ser grande. Mark Twain

Esta frase que ha llegado a mi por distintos medios, en distintos momentos de mi vida, siempre me hace reflexionar y me sirve para recolocar algunos límites que a veces tienden a difuminarse… Hace unos días publiqué esta frase en mi página de facebook , y fue como esas frases que tocan algo por las reacciones y me gusta que provocan…. y es que aunque no hayamos parado a pensarlo, ¡todos hemos sentido sus efectos!!!

Hay personas tónicas y personas tóxicas, personas que te cargan de energia y otras que te exprimen. ¿Cómo distinguirlos? ¡Por sus efectos secundarios!!

Hay personas que cuando estás con ellas te hacen sentir bien, te escuchan, te apoyan, te animan, si te tienen que decir algo que no les parece bien, también lo hacen, pero con carácter constructivo, «sin machacarte»,… en una palabra, te invitan a ser tú mismo y a ir a por lo que deseas.

«Mi trabajo no es hacérselo fácil a la gente. Mi trabajo es hacerlos
mejores. Es juntar de diferentes partes de la compañía, limpiar las vías
y obtener recursos para los proyectos clave. También tomar personas
importantes dentro de la compañía para apoyarlos y que sean aún mejores, de tal forma que obtengan una visión más
agresiva de cómo podría ser el producto en el que trabajan.»

Steve Jobs

Por otro lado, hay personas que te dejan «desinflado», que te cortan cualquier iniciativa, que «te previene» de cualquier mal que pueda venir, ya se sabe, mejor lo malo conocido…. especialistas de ver el punto débil de los demás, de crítica fácil,…. Con lo que al final acabas cuestionándote, dudando de ti mismo,… con lo que mejor te quedas quieto… y luego mejor te escondes…. te haces muy pequeño… cuasi invisible…

Los efectos de estar con uno u otro tipo de persona es totalmente diferente: ¡como el día y la noche!

Pero, ¿qué hay detrás de ambos comportamientos? Creo, que entre otras causas, la diferencia parte de una forma diferente de entender las relaciones y en último término, la vida; un valor predominante diferencial entre ambos tipos de personas: la cooperación y la competición. Que es como pensar que el mar es lo suficientemente grande y que ¡hay para todos!, o pensar que en este caladero ¡o comes, o te comen!

En el primer caso, pienso que porque el otro sea bueno, inteligente, válido, carismático, simpático, brillante,… yo también puedo serlo, o puede que no soy por ejemplo tan creativo, pero en contra soy muy buen comunicador, y considero que ambas habilidades son valiosas. Es más, incluso me encanta que seas bueno en algo que yo no lo soy tanto, porque además me complementas…. Y no me siento amenazado, pues siento que si tú creces yo también crezco.

Sin embargo, llegar a ese nivel de comprensión y madurez, significa avanzar y transcender el instinto natural de supervivencia y de educación cultural que tenemos, que fomenta en nosotros la competición con afán de dominación. Ante una percepción de escasez y recursos finitos y limitados, queremos asegurarnos de que nuestras necesidades quedan cubiertas, y aplicamos «la ley del más fuerte».

Nos comparamos a otros, y de esa comparación sólo cabe restar: si él es yo no soy, luego para que yo sea, debo ser más…. y por tanto el otro menos. Ejemplos derivados de esta mentalidad encontramos:

  •  al jefe que guarda información para «mantener el poder»;
  •  al que le ponen «zancadillas» o al que se le hace un juego político «maquiavélico» y normalmente a la espalda para frustrarle posibles avances;
  •  las críticas más o menos veladas hacia una persona, sin ningún tipo de espíritu constructivo;
  •  los comentarios que menoscaban su autoestima;
  •  el comportamiento de aquél que acapara todo protagonismo sin dejar a otros un espacio para que también pueda contribuir,….

Un largo listado que implica una guerra con vencedores y vencidos… pero al fin y al cabo una guerra que trae dolor y resentimiento.

Pero esa postura es superable, y se pueda llegar a comprender, sentir y expresar de otra manera. Porque cuando se amplia la visión, y en lugar de la piscina ves que allí delante hay un océano azul de posibilidades, y empiezas a ver que la diferencia también puede sumar desde la complementariedad, y que además, entre todos podemos llegar mucho más lejos que de manera individual…. comienza un viaje con destino y consecuencias diferentes.

¿Te animas a hacer el viaje? ¿A explorar qué pasaría si amplías el campo de visión, aceptas tu valía y permites que brille? Porque al fin y al cabo, también está en nuestras manos elegir la capacidad de influencia que sobre nosotros pueden tener los demás…. ¡TU ELIGES!!!

Olaia Agirre | OAZ Coaching para el cambio

¿Hablamos?

    Una respuesta a «Porque tú también puedes ser grande»

    1. Avatar de Carajean
      Carajean

      Great hammer of Thor, that is polferuwly helpful!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.